Connect with us

Solteras

Cómo tolerar a gente que te cae mal

Conocer gente 43565

Y es que, si no tienes ganas de notar miembros viriles en tu viril esfínter, obviamente, la cosa no va a funcionar. O al menos, probar una vez. Para que no digan que no lo has probado todo en esta vida. Si el conjuro lo haces mientras escuchas un single de Madonna al revés y te bebes la sangre de siete vírgenes, tiene el doble de efectividad. No sólo para la penetración anal, claro, también para tu vida cotidiana. Pero el caso es que es importante llevar una buena respiración, que nos lleve a la relajación de los esfínteres.

Hace 16 años llegó al ambiente swinger y ahí sigue, noche tras confusión. Al mediodía, cuando se despierta, comienza con su tarea rutinaria: redes sociales de Sweet, reservas en el bufé del club, la atención de las consultas de los que no conocen y quieren probar. Se le faceta una sonrisa amplia cuando relata la anécdota de los españoles que hicieron crecer a la familia en Anchorena. Claro que no siempre las cosas se dieron con la naturalidad de hoy. Fui a un boliche, conocí a una persona y me invitó a ir a Anchorena, que yo no sabía ni lo que época. Cuando me dijo que era un club swinger no tenía la benjamín idea de lo que era e hice lo que nunca hice en mi vida ni lo volví a hacer: me fui con un tipo que no conocía a un lugar que no tenía idea. Cuando llegué -imaginate, te estoy hablando hace 16 años-, era todo muy distinto.

Haciendo ver a la otra persona que queda poco de aquello que quieres que adquiera. La dependienta me dijo que lo pediría a otra bazar y que a finales de semana llegaría. Fue a hacer la gestión y volvió con cara compungida. Poco iba mal. Puedo llamarle para experimentar si realmente las quiere y si me dice que no, te las podría vender a ti. Y me las enseña. Ahí estaba el modelo que yo quería, en mi busto y reservadas por otra persona. Tengo que decírselo.

En estos casos, todos tenemos que actuar cosas que no queremos hacer, y muchas veces no tenemos ni berrido ni voto. Por ejemplo a veces tienes que aprender a como convivir con una persona que te cae mal, ya que muchas veces no tenemos elección. Pero, aprender a capotear con estas personas en lugar de permitir que nos dirijan nuestra biografía es lo fundamental. Es ley de vida, que nos encontremos con personas que nos caen mal y, con las que tenemos que convivir forzosamente en el trabajo e incluso en el hogar. Esto es muy complicado que cambie, ya que todos somos diferentes y la forma en que interpretamos lo que nos rodea todavía. El hecho de que alguien sea u opine diferente a nosotros, que no estemos de acuerdo con sus actitudes, no quiere decir que sea mala persona, y mucho menos que tengamos que llevarnos mal. Voy a contaros una una historia acerca de Buda, en la que un macho extremadamente maleducado, llegó a insultarlo. Buda sin embargo, se sentó tranquilamente a escucharlo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.