Connect with us

Nuevas

Ezequiel: Atalaya para Israel

El mejor sitio de 276485

Ezequiel Atalaya para Israel 26 Ezequiel 1—24 Introducción Mediante Ezequiel el Señor dio a Israel un mensaje de advertencia y reprobación, de justicia y juicio, de misericordia y amor que no dio lugar a dudas en cuanto a su indignación por la falta de rectitud del pueblo, y a su deseo de que todos se arrepintieran. Enseñó que nadie puede rechazar el consejo del Señor y escapar de los juicios que inevitablemente acompañan a la justicia, y que tienen como finalidad limpiar la iniquidad del alma. Estos principios se aplican tanto a las personas como a las naciones. En la época de Ezequiel el pueblo del pacto del Señor lo había rechazado y tenía necesidad de ser purificado en hornos de aflicción y pesar a fin de apartarse de sus sendas inicuas.

Los intentos de explicar Oseas se asemejan a los intentos de explicar Oseas Los que consideran a estos versículos como parte de la biografía personal de Oseas mantienen que la mujer mencionada en Oseas es la misma Gomer de Oseas Otra vez vuelven a surgir los problemas relativos a la interpretación literal del casamiento de Oseas. Por mandato de Dios toma una esposa que vive en continuo adulterio a pesar del fiel amor de El, y la coloca en una posición tal que le obliga a renunciar a sus amantes, a fin de que El pueda guiarla de vuelta a El. Los versículos contienen el hecho simbólico; los versículos 4 y 5 la explicación acompañada de un anuncio de la reforma que esta acción demora efectuar.

El mejor 211787

Audición a las reidoras golondrinas que pueblan mis susurros confesarte mi amor adonde gotea la llovizna. El lobo avisa su amor voraz. A mi casona llegas y bebes de mi jeta bien servida. Mis dedos te recorren pues se atreven. De golpe todo el cielo. Por las vías de un tren nocturno que a los astros parte, yo voy tras una estrella, si me miras. La rosa en mi costado dio su perfume, su ensangrentado aroma que me viste. Pasaron desde entonces muchas rosas, y vive aquella flor de mí salida, de mi infectada herida, siempre roja y siempre negra y llena ya de hormigas. Hay sólo una paloma migratoria del sur volviendo en búsqueda de su norte.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.