Connect with us

Nuevas

Mujer mayor de 50 y trans: Eva Díaz la CEO que ha derribado todas las barreras

Conoce a 808070

Los jóvenes que son transgénero sienten poderosamente que no son del género que se les asignó al nacer. A medida que crecen, pueden sentirse extremadamente incómodos en su cuerpo y querer cambiar su identidad de género. A veces, la diferencia entre su género asignado y su género afirmado provoca una angustia extrema llamada disforia de género. Es importante señalar que ser transgénero no es un trastorno de salud mental, y que no todas las personas transgénero experimentan disforia de género. Pero la mayoría sí. Tienen una aversión marcada hacia su anatomía sexual, un fuerte deseo de ser de un género diferente y un fuerte deseo de ser tratados como ese otro género para aliviar su malestar. Muchos de ellos experimentan ansiedad o depresión, la cual se puede agravar por el acoso, el aislamiento de sus compañeros o el rechazo de sus familias o su comunidad. El tratamiento de la disforia de género se centra en tratar la ansiedad o la depresión, así como en ayudar a los niños a reducir su angustia sobre su identidad de género. Esto podría significar cambiar su nombre y ser aceptado como de un género diferente por su familia y comunidad.

Por Sia K. Para la mayoría de personas cisgénero, es difícil comprender qué siente una persona transgénero. Abajo intentaré desmontar estas narrativas, y explicarlas desde mi experiencia como mujer trans. Nací en el cuerpo equivocado Cuando nacemos, no tenemos desarrollado un sentido de nosotras mismas, es mediante nuestra interacción con el mundo exterior y los estímulos que se nos presentan que comenzamos a desarrollarnos como seres individuales.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.